miércoles, 29 de marzo de 2017

SE DICE DE LOS YARCOS…










…en San Juan, que el término proviene de una tribu Huarpe habitantes del norte de Jáchal, cuyo cacique se llamaba ALLARCAY. Cómo tenían costumbres propias y gustos diferentes a los demás indios, se los conocía en el lugar como “los de Allarcay” o simplemente “Llarcos”. Más adelante, en la década del 50, durante el gobierno peronista, los contras llamaban al porteño pobre, mal vestido y poca cultura, “cabecita negra”. A los cuyanos los llamaban despectivamente Yarcos, como los de Allarcay, solo que con “ye” y no con “LL”, que los porteños no la pueden pronunciar.
Sirva esta introducción histórica, para poner en contexto al lector del tema que trataré a continuación, con la intensión de rescatar y reivindicar un término por demás desconocido pero no por ello impreciso.
Cómo sanjuanino, el vocablo llegó a mi conocimiento (desde la niñez) para referirse despectivamente a la persona mal hablada, mal vestida, vulgar o mas genéricamente, a la gente humilde, de bajo estrato socio cultural. Sin embargo, debo aclarar que, a diferencia de lo que la opinión pública considera, no debemos asimilar humildad con pobreza, ya que, en el contexto presente, existe gente pobre que no es humilde, mientras que hay ricos que si lo son. Pero es un problema a tratar en otro apartado. En la aplicación a este ensayo, que nadie se sienta aludido desfavorablemente en la reflexión, pues no se está autorizado a “pecar de ridículo” a costa de ser pobre o humilde.
En la era contemporánea, a los 55 años viviendo en Argentina, donde nací, eduqué y formé (humana y profesionalmente), poseo una creciente necesidad de categorizar aquel término aprendido en la infancia, ahora maduro y con experiencia en “el lomo”. Nada más propicio, veo, para aplicar el mismo a ciertos grupos (cada día más numerosos) de la sociedad argentina, también conocidos como “negros de mierda”, aunque esta expresión no tiene que ver con el color de la piel, si con el del alma.
Adocenados, estúpidos por los efectos de la televisión macabra y vacía de contenido, con el “fulbo, la puta y la joda” como estandartes, estos individuos a pesar de la educación recibida no aprendieron nada, desconociendo límites de espacios propios o ajenos. Queriendo defender sus derechos individuales o sectarios a cualquier costo, hacen pública su ignorancia absoluta e indiferencia al bien común, cómo si el derecho de ellos valiera más que el de su prójimo. Generalmente andan en patotas, considerando cómo iguales a ignorantes, andrajosos, matones, provocadores e ignorantes del “buen gusto” y la belleza. Desconociendo el significado del “absurdo”, todo aroma a “distinción” y “superioridad” les resulta nauseabundo, prefiriendo el “ridículo que los hace “gente de barrio”.
Lamentablemente, sucesivos gobiernos voceros de intereses foráneos, con sus políticas destructivas de la educación pública; sumado a la acción corrosiva de los medios que contribuyeron a la distorsión de la cultura popular; han posibilitado la reproducción y difusión de éstos especímenes, indígenas exiliados de cualquier civilización.

 El peligro del fenómeno social, no se encuentra tanto en la repugnancia que despierta en la gente de bien (no en “gente bian”), sino en la perturbación que los “melánicos” producen en el desarrollo de una sociedad superior, una Nación Grande, donde sus ciudadanos se sientan atraídos por la belleza y lo sublime. En definitiva, un pueblo que sepa apreciar que “no es lo mismo ser derecho que traidor” y que la Biblia sonría en un lugar diferente que “junto al calefón”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario